diente1.jpgEl Dr. Jonas Frisen, del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), describe en “Nature” un nuevo método que ha desarrollado para determinar la edad de una persona analizando su esmalte dental. Sorprendentemente, el procedimiento debe dar las gracias a los ensayos de pruebas nucleares realizados en los años cincuenta, que han contribuido de manera especial a esta técnica de gran utilidad para la medicina forense.

Consiste en medir en el esmalte dental el contenido de carbono-14 radiactivo, dato que permite determinar la edad de una persona con un margen de error de tan sólo 1,6 años.

Las técnicas habituales, que estudian el esqueleto y otros parámetros, tienen un margen de error de 5 a 10 años. El Dr. Frisen explica que el esmalte dental se forma en períodos distintos a lo largo de la infancia y sólo contiene un 0,4% de carbono. El carbono-14 radiactivo se va acumulando con el paso del tiempo, como reflejo de la exposición a la cantidad de la sustancia que hay en el ambiente cuando se forma el esmalte.

Las pruebas nucleares iniciadas en 1955 incrementaron la cantidad de carbono-14 en la atmósfera. Independientemente de donde se llevaran a cabo esas pruebas nucleares, los niveles de carbono aumentaron rápidamente hasta alcanzar concentraciones uniformes en todo el planeta, por lo que el nuevo procedimiento puede utilizarse en personas de cualquier parte del mundo. No obstante, no funciona en personas nacidas antes de 1943, ya que sus dientes ya estaban formados cuando se iniciaron las pruebas nucleares.

Según el Dr. Frisen, su método ya se ha utilizado para ayudar a identificar a personas que murieron a causa del tsunami que afectó Asia a finales del año pasado, y podría ser útil también para identificar a víctimas del Katrina.

Fuente: Nature 2005;doi:10.1038/news050912-7